Soñando

•abril 6, 2014 • Dejar un comentario

Aqui va de nuevo el viaje hacia donde nadie regresa, donde la vida es una semilla aun sin germinar, donde supones que debes estar despierto pero no has logrado aun ver la luz del cielo inmenso. Aun eres parte de la raices que crecen hacia la profundidad del hastio, sin imaginar que el viaje es hacia ambos lados.

Crecer y arraigarse suena dificil, pero no lo es tanto en la tierra correcta, la humedad de tus labios podria ayudarme a comprenderlo mejor, pero eres ave que necesita la libertad del viento y solo regresas a mis brazos en donde alojaste tu nido para sentirte resguardada.

Tal vez parezca que no me he movido, pues aun continuo en el mismo sitio donde me plantaste, pero cada noche observo mas de cerca el cielo, mientras mas me sostengo de la base en donde fui plantado.

 

Casi no duermo, pues mis pensamientos en hervidero bullicioso siempre estan, no me han dejado descansar desde hace muchos años, y mi espiritu no desea dejarlos volar como sucedio contigo. No es que no sea libre, es que nunca he deseado ser mas esclavo de esta libertad que me aprisiona en la carcel de muros invisibles y moldeables que me ha construido.

No habia nada que esconder, nunca ha habido nada que ocultar cuando eres tan transparente como la prision en donde habitas, junto con los reos que tu mente te ha conseguido y que intentan cortarte desde la raiz como si fueras la hierba infectada por la peste de la incredulidad. Casi nadie soporta a alguien que no cree en aquella voz retumbante que se escucha por todo el espacio vacio que alguien mas lleno con la idea de la existencia suprema. Supremacia es lo que hace falta, es lo que necesita la anormalidad que radica sobre la superficie, un chispazo de locura que incendie el hogar placido de la desidia.

Y aqui desde lo alto de mi ser, existo, vuelo y vuelvo, y observo hacia abajo la creacion y la destruccion, la dualidad que nos hemos impuesto, y no veo mas que nubes a lo lejos y estruendos llegan a mis oidos, esperando, esperandote, contemplandome, contemplandolos, soñando.

Anuncios

Sigilo

•marzo 29, 2014 • Dejar un comentario

Sigilosamente me acerco, sin que notes mi presencia, te observo descansando sin que imagines lo que haré, miro que descansan tranquilamente de una vida compleja, vengo a regalarte el beso que te liberara de todas las dudas que te aquejan.

Lentamente poso mis manos sobre tu cuerpo, te siento estremecer, escucho tu corazón que empieza a bombear mas sangre imaginando lo que en ese instante estas soñando, poco a poco develo tu espíritu, que se asombra al darse cuenta de quien soy, no me esperabas, ni siquiera imaginabas mi llegada tan pronto, pero aquí estoy junto a ti.

No sabes ni que hacer, pero te tranquiliza mi paz, una sensación que no sentías en años, te empiezas a sentir a gusto, la idea de que este ahí es mas reconfortante, sin vernos nos sentimos en la oscuridad, y comienzo con lo que vine a hacer para ti.

Te toco por debajo de tu piel, sientes mis heladas manos que te exploran hasta el espacio mas recóndito de tu alma, no dices nada mientras te dejas hacer y te deshaces entre mis dedos, y ahora que me has aceptado, decido robarte el aliento con un beso, un beso que nos hace desaparecer, un beso que nos llevara a un lugar donde dejaras todo lo que conoces, todo lo que te molesta, todo a lo que temes.

Te desvaneces en mi, y sonrío por lo que he hecho contigo.

Nocturna ilusión

•marzo 28, 2014 • Dejar un comentario

En la cálida noche de los ensueños, te admiro desde lejos, bella como luna de plata bañando los campos de destellos, alimentando estos ojos cansados con tu reflejo.

Es la fantasía de acompañarte al final del día, abrazarte y decirte que eres mía, estrellando todos mis fracasos en tu pecho, renaciendo en medio de tus labios al recibir tus besos.

Oscuridad es lo que nos rodea ahora, pero estando contigo, brillo a pesar de no existir luz, mientras mis manos van en buscas de las tuyas, y en mi rostro una sonrisa germina con la brisa.

No hay nada en medio de la noche que no seamos tu y yo, compartiendo el instante mas etéreo, celestial es lo que siento cuando escucho el palpitar de tu cuerpo cada que busco unirme a ti cada momento, volando entre ilusiones y alientos, robando tus suspiros en cada movimiento.

Horizonte distante

•marzo 26, 2014 • Dejar un comentario

Era tan inmenso el horizonte que había frente a mis ojos, lejanía que inundaba mi mirada, letanía que mi boca rezaba para encontrarte. Hasta que en medio de las palabras pude definir tu silueta, bella como la poesía, hermosa que no sabía ni como describirla.

De unos ojos del color del café, de aroma fuerte y sabor suave a la vez, cálida y deliciosa mirada que me podría robar el alma con un solo sorbo. Labios chocolate, amargos o dulces, besos de sabor afrodisíaco que elevan mis palpitaciones de solo imaginarlos.

Gran festín podría darme de tan solo mirarte, pero en mi cabeza no existe orden ni armonía, pero es que cuando observo tu imagen, no encuentro maneras de controlarme y en mi mente burbujean las ideas de sostenerte entre mis brazos o tomarte con mis manos, observar tu hermosura con detalle, y con una voz susurrante contarte las maravillas que la vida puede traernos mas adelante.

Pero me sucede que cuando vuelvo de mi desconcierto, me doy cuenta de que nada era cierto, y solo fue mi mente imaginante jugando con mis deseos al evocarte en aquel horizonte distante.

Pensando(te)

•marzo 10, 2014 • Dejar un comentario

No tenía más que esperar entre la multitud de recuerdos que vagaban sin razón entre las angostas calles de mi mente, ansiando verte caminando altiva cómo siempre, con tus labios tersos y mirada alegre, enamorando cada uno de mis sentidos como solías hacer hace tiempo.

El timbre de tu voz tan presente lo llevo, endulzando mis tímpanos con las palabras que en algún instante me dijiste, viendo el reflejo de tu figura plasmada en mis pupilas, añorando los besos que me dejaste entre la oscuridad y la puerta de las despedida.

No comprendo cómo luego de tanto tiempo aún sigo con la misma ilusión de verter cómo si fuera la primera vez, la alegría de encontrar una luz entre las oscuridad.

Y después de tantos años no comprendo nada, ni entiendo que me pasa, que entre las sabanas de mi cama, aún logro verte delante de mi, viéndonos cara a cara, y aún espero tu encuentro con añoranza.

La refracción

•febrero 26, 2014 • Dejar un comentario

Te guarde en el profundo mar de la agonía, no esperaba volver a encontrarte flotando entre las nubes, volátil como siempre has sido, viajando de un lugar a otro, cambiando de forma, de textura, de olor.

Después de tantos años te veo de frente otra vez, como el demonio que siempre fuiste, burlón, sarcástico, malévolo, mostrando tus fauces, no para devorarme, solamente para  demostrar lo que eres capaz de hacer conmigo.

No se que podría hacer si te atrevieras a lo que mi mente se esta imaginando, o tal vez mi imaginación es mas perversa que tu y crea situaciones que jamas harás. Confusión, solo veo confusión. Caos que ronda impredecible a mi alrededor, como si de tu fiel perro se tratase, y solo siento en la nuca el viento helado de la desesperación.

Escapar es lo que el instinto ansía, al estar frente aquella bestia desfigurada, que me hace dudar si la bestia en realidad lo es, o soy yo quien le da vida al animal que sobrevuela mis pensamientos. O, tal vez, no es la única…

La noche es mortal cuando ves los ojos resplandecientes de miles de bestias, de demonios sin nombre pero de peligro constante, no recuerdas ni siquiera tu nombre, por que es probable que nunca has sabido como llamarte, ni como sentirte o como ignorarte. Lo único seguro es que están allí, en el rincón mas oscuro, en el microcosmos mas retorcido que puedas crear, y de eso no hay nadie que te pueda salvar.

Gratitud

•abril 1, 2013 • Dejar un comentario

Gracias por ser el desvelo mas corto pero mas grato que he pasado en la vida, gracias por dejar perderme en la profundidad de ese campo verde que son tus ojos.

Gracias por matarme tantas veces con un beso, y por revivirme con cada suspiro que salia de tu boca, gracias por cada segundo que duro lustros y por cada dia que se volvieron segundos a tu lado, tomados de las manos.

Gracias por refugiarte entre mis brazos cuando necesitaste el calido contacto de mi pecho latente, sonido tan fuerte que lograbas escucharlo, gracias por dejar en libertad a este loco que solo escribe por las noches, que aulla a la luna pensando que eres tu, brillando enmedio de la noche.

Gracias por ser la historia inconclusa mas hermosa que he tenido. Gracias, es lo unico que puedo decir al sentir la gracia de conocer las gracias divinas que posees, muchas gracias…